Poesías



MAR INFINITO

Mar y cielo.Mar y viento.Mar y sol.Mar y lluvia.Mar y tormenta.Mar y nubes.Mar y luna.Mar y estrellas.Mar y náufragos.Mar a la deriva.Mar en tu piel.Mar en tu corazón.Mar en tu cuerpo.Mar en tus voz.Mar en tus acordes.Mar de blues.Mar en tus deseos.Mar en tus inquietudes.Mar en tus sueños.Mar de rosas.Mar de labios.Mar de almas.Mar de despedidas...


LIBERACIONES

Volver al individuo.
 Ser individuo.
 Pensar como individuo. 
No creer en ningún líder. Cuestionar todas las ideologías. 
No sacrificar nada por mantener el status de las elite.
 Reír en soledad, llorar en publico.
 Vacuo entre la multitud, plenitud al borde del acantilado, solo entre el cielo y la tierra.
 Olvidar las experiencias, volver a la inocencia, a levantar las faldas a las niñas. 
Jugar a la ambigüedad.
 No saber lo que es correcto, Ni saber lo que significa el éxito o el fracaso.
 Volver a chapotear en los charcos, y llegar a casa descalzo, y con los pantalones sucios de barro.
 No perder ni un segundo mas en especular lo que puedan pensar de mi. 
Volver a la noche, y que nunca llegue el amanecer. 
Volver a ti.

EL OXIDO DEL MAR


El oxido de mar, 
La espuma de los días.
Es lo que ves desde el jardín lluvioso.
Las horas partidas, nunca deseadas.
El columpio vacío, todavía sucio de barro es lo que va marcando el tiempo, tu tiempo.
El río que serpentea 
El océano que lo engulle.
La noche detenida.
La oscuridad que te lleva.



LAS NOCHES CON RABIA

Las noches con rabia.
Las mañanas sin luz
Las montañas inamovibles.
Los árboles centenarios, orgullosos.
Y tu, siempre descubriendo nuevos laberintos para perderte.

Las ciudades con lluvia.

Los caminos llenos de polvo.

Pájaros que dejaron de cantar.

Melodías incomprensibles.

Voces que no se oyen.

Y tu, siempre descubriendo nuevos laberintos para huir.

Besos que nunca fueron.

Recuerdos que son ya olvidos.

Abrazos que nunca te calentaron.
 
Historias falsas, inventadas en noches de insomnio.

Miedos, miedos, miedos.

Y siempre buscando nuevos laberintos para perderte.





Felicidad

No necesito soñar.

No me hace falta imaginar.

No tengo necesidad de crear.

Solo caminar por el campo.

Solo pasear por la playa.

Tomar café en la ciudad.

Dicen que soy feliz, porque no necesito nada.

No tengo nervios.No siento la sangre.

Solo escucho el ruido de las hojas al pisarlas.

Solo escucho el ruido de las gotas de lluvia en el tejado.

Dicen que esto es la felicidad.




ETERNIDAD.


Ya tengo la consciencia de que el árbol esta, el árbol es, 

el árbol existe.

Ya tengo la consciencia de que mis pies ,cada día, emprenden un 
viaje
Solo estamos el presente y yo.
Ya tengo la consciencia de que todo es nada, todo es solo fragilidad
  es un instante.
La vida avanza gracias a las contradicciones ,a las pruebas, a los errores.
Ya tengo la consciencia de ser todavía único, aún irrepetible, quizá inmortal.

Aunque no sé si llegaré a tiempo de estar libre de enfermedades, de
 estar libre de accidentes, en definitiva, de convertirme en inmortal.
De dejar de divagar e imaginar como serían otros mundos, otros
 mares, otros soles, otras oscuridades, porque seré solo eterno.
Sin religión,
Sin mitos,
Sin sexo.


Ya tengo la consciencia de ser solo un soplo de viento, una ola en el
 océano, una hoja en un bosque, un pequeño témpano de hielo de un fugaz glaciar.
En definitiva, ya he conseguido ser totalmente libre, porque somos 
solo un instante.



CAMINOS.


Las personas
Los océanos,
Los caminos
Los pies descalzos
El polvo en los ojos
Los pueblos abandonados
Las noches en las afueras del mundo
La vida que nos espera,
nos ilusiona
nos emociona
nos defrauda
nos duerme.



SIN TITULO




He llegado a un punto de mi vida, quizá ya sea por la experiencia que me he ha convertido en un ser cínico, o por las decepciones ( aunque posiblemente yo también haya decepcionado , que no hay nadie perfecto en esta vida )  y traiciones que he soportado, o porque simplemente existe gente despreciable , mezquina y ruin, que en cuánto llega la hora de su muerte, nadie debería mover ni un dedo por enterrarle, ni tan siquiera recibir la visita  ni de un médico ni un juez, ni que el estado se gaste ni un duro de nuestros impuestos en atender a esta clase de personas,  simplemente deberían pudrirse allá donde hayan fallecido.



comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *